Sentencia de 2020: Tribunal independiente sobre la sustracción forzada de órganos de presos de conciencia en China (Tribunal de China)

Los programas Tribunal de China, presidido por Sir Geoffrey Nice, QC (fiscal principal de Slobodan Milosevic en el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia), realizó el primer análisis legal independiente del mundo sobre la sustracción forzada de órganos de presos de conciencia en China. El Tribunal examinó todas las pruebas disponibles para determinar qué delitos penales, si los hubiere, pueden haber sido cometidos por personas afiliadas a organismos, organizaciones o funcionarios estatales o aprobados por el estado en China que pueden haber participado en la sustracción forzada de órganos.

 

Se unieron a Sir Geoffrey Nice QC seis miembros del Tribunal de EE. UU., Reino Unido, Malasia e Irán; aportando experiencia en derecho internacional de los derechos humanos, cirugía de trasplante, relaciones internacionales, historia y negocios chinos.

 

La Sentencia del Tribunal de China incorpora todas las pruebas disponibles hasta junio de 2019 y describe el razonamiento detrás de las conclusiones del Tribunal de China. La Sentencia tiene 160 páginas, con extensos apéndices que incluyen detalles de todos los documentos, informes, testimonios de testigos y presentaciones revisadas por el Tribunal durante 12 meses. Las audiencias públicas se llevaron a cabo en Diciembre 2018 y Abril 2019 en el transcurso del cual más de 50 testigos de hecho, peritos e investigadores aportaron pruebas. El Tribunal de China también recibió opiniones legales de expertos de Edward Fitzgerald QC y Datuk N. Savananthan.

 

Los miembros del Tribunal por unanimidad y más allá de toda duda razonable, llegó a la conclusión de que en China se ha practicado la sustracción forzada de órganos de presos de conciencia durante un período considerable de tiempo, con la participación de un número muy elevado de víctimas. Si bien la República Popular China ha cambiado su retórica sobre las fuentes de órganos para trasplante, el Tribunal concluyó que sus afirmaciones son increíbles y que las estadísticas oficiales han sido falsificadas.

La Sentencia incluye las siguientes conclusiones:

 

“La sustracción forzada de órganos se ha cometido durante años en toda China a una escala significativa y… los practicantes de Falun Gong han sido una, y probablemente la principal, fuente de suministro de órganos”. 

 

“Con respecto a los uigures, el Tribunal tenía evidencia de pruebas médicas a una escala que podría permitirles, entre otros usos, convertirse en un 'banco de órganos'”.

 

“La Comisión de Crímenes contra la Humanidad contra Falun Gong y los uigures ha sido probada más allá de toda duda razonable…”

 

“Los gobiernos y cualquiera que interactúe de manera sustancial con la RPC [República Popular China]... ahora deben reconocer que, en la medida revelada anteriormente, están interactuando con un estado criminal”.

 

Leer/Descargar la Sentencia Completa del Tribunal de China AQUÍ

Leer/Descargar la Conclusión en formato abreviado AQUÍ

Documental – Sentencia Final del Tribunal de China (8 minutos) AQUÍ

 

 

ETAC inició el Tribunal de China

El Tribunal de China fue iniciado por nuestra organización, la Coalición Internacional para Terminar con el Abuso de Trasplantes en China (ETAC). Aunque múltiples informes y testimonios han proporcionado pruebas de que los presos de conciencia en China han sido asesinados sistemáticamente por sus órganos en China desde al menos 2006, la controversia persiste. ETAC se sintió obligado a ponerse en contacto con Sir Geoffrey Nice QC para obtener una opinión legal sobre la evidencia, a fin de avanzar en el debate sobre si China ha estado matando a personas inocentes por sus órganos. Aunque ETAC inició el Tribunal, hubo una separación necesaria y escrupulosa entre ETAC y el Tribunal. Todas las pruebas se presentaron a través del Abogado del Tribunal, Hamid Sabi. ETAC no tuvo conocimiento en ningún momento del trabajo del Tribunal ni de sus deliberaciones sobre las pruebas que escuchó y evaluó.